The Perfect Miss 4ever

by Telemundo

Join Us

Follow Us

Archivo del blog

NEW SITE!

Image and video hosting by TinyPic
24 jul. 2011

'Vivo esto como mi paraíso': Catalina Robayo, Señorita Colombia

Catalina Robayo Vargas, señorita Colombia.
Es evidente su delgadez. Catalina Robayo, la actual Señorita Colombia, la admite y asegura que es quizás por la ansiedad de viajar en menos de un mes a Brasil para Miss Universo. No habla de kilos, pero todo el mundo le dice que estaba más 'trozudita' en Cartagena. Ella no se preocupa, pero se ocupará del tema. "A veces la gente no te ve linda, pero lo importante es cómo tú te sientas, porque eso es lo que reflejas", dice.


Lleva siete meses luciendo la corona y para ella han sido los mejores de su vida. "Vivo esto como mi paraíso. Quisiera que durara otro año más", afirma la vallecaucana que encontró el amor hace dos meses y se declara enamorada. "No puedo hablar de eso, pero estoy super cuadrada. Feliz".


El 21 de agosto viajará a Sao Paulo, Brasil, lugar en el que el 12 de septiembre se conocerá el nombre de la mujer más bella del mundo. Catalina habló con Diario MÍO y así resumió sus siete meses de reinado.


¿Cómo han sido estos primeros meses de reinado?


Felices. Es un año que se te va muy rápido y que si uno al comienzo se diera cuenta de lo veloz que se van los meses, trataría de aprovechar el tiempo al 200 por ciento.


¿Cómo va su relación con Natalia Valenzuela (Señorita Huila), de quien se dijo había quedado un poco ofendida con su título?


Eso de que quedó ofendida con mi corona y con su corona fue mentira. Eso fue algo que nunca sucedió. Nosotras cinco (las finalistas) nos la llevamos muy bien. Somos un grupo en el que todas somos amigas, nos compartimos todo y somos muy unidas.


Natalia jamás estuvo ofendida ni con mi corona ni con la que le tocó a ella.


¿Cómo es un día actual en la vida de Catalina?


Uf, a veces movido, a veces no tanto. Todo depende de los eventos que tenga. Puede que me levante a las 3 a.m. como puede que me levante a las 7 para estar en el aeropuerto. Viajo mucho, asisto a las obras sociales y los ratos libres los aprovecho para descansar. Mis días no son normales, pero esas cosas extraordinarias son las que valoro cada día más.


¿Hay desgaste físico?


Claro que lo hay. Soy un ser humano. Pero, por ejemplo, cuando estoy montada en una carroza hasta cuatro horas pienso en que ya en noviembre tengo que entregar corona y que el año entrante cuando vea a la nueva reina montada ahí estaré diciendo ¿por qué no aproveché más esto? Entonces me autoanimo para vivir este año al máximo.


¿Y no se cansa de estar sonriendo a toda hora?


(Risas) La verdad es que cuando la sonrisa sale de forma natural y es sincera no cuesta trabajo hacerlo. Diferente sería si estuviera haciendo esto obligada.


¿Qué hace cuando un día se levanta, se mira al espejo y no se ve tan linda?


Me pasa muchas veces. Pero creo que le suele suceder a todas. Sin embargo, tengo una filosofía de vida y es que como me siento adentro lo transmito fuera porque eso es lo que proyecta el espejo.


¿Se ha sentido sola en estos meses? ¿Ha llorado?


No. Tengo una familia re consentidora y trato de compartir con ellos cuando tengo tiempo. Es un año que anhelé mucho, así que a veces digo: no quiero que se acabe. Si tú tienes un paraíso, pero lo quieres vivir como un infierno, así lo ves. Pero yo vivo esto como mi paraíso.


¿Le hacen falta los tenis, los jeans, la informalidad?


Pero es que yo soy de tenis, y de jeans. Incluso cuando llevo la banda puesta. Lo que pasa es que de acuerdo a la ropa hay que adquirir conductas protocolarias, pero quiero que la gente entienda que antes de tener un título y de llevar una banda soy un ser humano como cualquier otro.


¿Cómo se siente para Miss Universo?


Estoy muy segura con lo que llevo, con lo que tengo y creo que voy con la mentalidad de que esta oportunidad será única. Creo que me va a ir bien.


¿Algún amuleto?


Todos. Soy muy energética. Soy de cuarzos, de pepitas, de pulseritas, de sal marina, de baños... En fin. Pero mi amuleto más grande en la vida es Dios. Así que terrenalmente daré todo, pero ya depende de él y de lo que quiera para mí. Lo aceptaré.


¿Por qué está tan delgada?


Sí, me han dicho que estoy más flaca de cuando estaba en Cartagena. Quizás el trajín y eso internamente me ha generado algún tipo de ansiedad y me adelgacé. Pero sí, yo creo que sí me he bajado unos kilitos.

Fuente;ElTiempo

0 comentarios: